top of page
  • Foto del escritorRubén Darío Orozco Palacio

Principales brechas en Colombia: ¡LAS EDUCATIVAS!

Brecha entre Colegios rurales y urbanos:

1ª grafica muestra la tendencia a estar distanciados, en CALIDAD, los resultados en pruebas ICFES, del 2016 al 2021, del puntaje máximo que es 400 puntos.



Brecha entre Colegios públicos y privados:

2ª gráfica indica también la brecha existente, EN CALIDAD, entre estos dos tipos de Colegios según las pruebas ICFES, en la que se evidencia que la distancia tiende a ampliarse en CALIDAD.

Igualmente, el puntaje máximo es de 400 puntos.


Lastimosamente perdimos otra oportunidad de recomponer el camino educativo nacional, con los resultados desastrosos en el trámite del Proyecto de Ley Estatutaria que se hundió en la legislatura pasada. Se habían conseguido consensos entre diversos partidos políticos que auguraban magnificas perspectivas de futuro en este campo tan indispensable: se reconocía el carácter mixto de la educación en Colombia, por el protagonismo que mantienen los sectores público y privado; se abrían las posibilidades de ofrecer financiación estatal a estudiantes cuyos padres quisieran trasladar a sus hijos del colegio publico al privado y otros aspectos que ofrecerían mejores perspectivas a La buena marcha de la calidad en la educación.


Todo eso se fue al traste por el dogmatismo de FECODE, sindicato de docentes estatales, que considera que la educación debe ser sólo pública y cobró el patrocinio que hicieron a la anterior campaña presidencial, ejerciendo presión contra el consenso alcanzado en el Congreso. De esta manera, continuaremos arrastrando con el pesado fardo retardatario, el lastre de una mala educación por la conformación irregular del sistema educativo colombiano al permitirse un cogobierno con el sindicato que solo piensa en sus intereses particulares y por la aparente tranquilidad e indiferencia de nuestros dirigentes, que no buscan mejorar, en serio, la calidad educativa en el país.


Tristemente, entonces, seguiremos observando los resultados, que tenderán a abrir brechas más profundas, serán el pan nuestro de cada año lectivo y no pasarán de ser unas cuantas noticias, medio alarmantes pero insulsas e inanes, en los medios de comunicación y cualquier promesa demagógica del gobernante de turno, dizque para buscar mejorar en el futuro. Brechas educativas entre el mundo rural y el urbano, así como entre Colegios públicos y privados, que hablan por sí solas sobre la desigualdad recurrente, que viene de atrás, permanece en el tiempo y no parece encausar o buscar caminos de verdaderas soluciones.


El escollo más protuberante que arrastramos es el de una estructura bipolar a la que no encontramos cura porque el sector educativo público se encuentra en una especie de secuestro, facilitado por el Estado, de parte del mega sindicato oficial, que cogobierna la educación y con la mampara de la defensa de la educación pública, no permite mejoras elementales como la evaluación de los docentes, aspecto inherente a cualquier organización administrativa de esta envergadura.


La contraparte privada hace lo mejor por si sola, sin apoyo económico estatal, pero alcanzando mejores resultados en calidad.  La diferencia entre los dos es que el sector oficial plantea la lucha acérrima por privilegios docentes, afectando muchas veces el Derecho de los niños y jóvenes a permanecer en clases, con lo que reduce en forma grave el año escolar de sus alumnos, en tanto que el sector privado cumple a cabalidad con este requisito, con la gran paradoja que muchos de los docentes sindicalizados mantienen a sus hijos estudiando en colegios privados.


Entonces, ¡será posible cerrar estas brechas educativas? Claro que sí, se podrán cerrar cuando llegue un gobernante que entienda lo falaz que es el actual sistema educativo, que sea capaz de establecer verdaderos vasos comunicantes entre ambos sectores, Público y privado, que convivan y compitan en calidad con las mismas reglas del juego, es decir, que tengan las jornadas académicas iguales, los mismos tiempos del año lectivo y respeten por igual los derechos fundamentales de niños y jóvenes. Un gobernante que asuma seriamente: “Gobernar la educación es la mejor estrategia para el futuro”, es el que necesita nuestra EDUCACION para cerrar las injustas brechas que hoy nos mantienen en el atraso del subdesarrollo.


¡Dios nos ayude a que llegue pronto!

 

Rubén Darío Orozco

Rector Colegio Anglo Español

 

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page